Cuarta conversación online del ciclo “El Futuro de Nuestras Islas”

Aniol Esteban: “La conservación del medio marino tiene que estar en el centro de la reactivación económica”

  • “Ibiza y Formentera tienen que ser referentes de sostenibilidad marina en el Mediterráneo, que inspiren al resto de las Baleares y más allá”
  • “Es necesario descarbonizar la economía, terminar con los plásticos de un solo uso y volver a que los recursos naturales estén gestionados a su máximo rendimiento sostenible”

La cuarta conversación online del ciclo “El Futuro de Nuestras Islas” ha contado con la intervención de Aniol Esteban, director de la fundación Marilles, que ha respondido a las preguntas planteadas por Sandra Benbeniste, directora de IbizaPreservation. Una conversación que se ha centrado en la búsqueda de salidas sostenibles a la crisis provocada por la Covid-19 y en el diseño de un futuro post coronavirus en el que el medio ambiente, concretamente el medio marino, sea protagonista. “Debemos evitar pensar que la única forma de recuperar la naturaleza y el medio ambiente es a través de la parálisis económica. Es posible tener ecosistemas en buen estado, playas bonitas, un mar bien conservado con muchas especies, a la vez que se generan puestos de trabajo y bienestar humano. Este es el reto”, ha declarado Aniol Esteban.

El biólogo ha señalado que la prioridad, en estos momentos, es la reactivación de la economía y la creación de puestos de trabajo, pero cómo se hace es lo que marcará el futuro de las islas. “Nosotros como ciudadanos, los políticos, las empresas, tenemos que pensar si estamos en favorecer los sectores del futuro, las energías renovables, los coches eléctricos, las empresas sostenibles, o preferimos seguir pensando, en los sectores del pasado”, ha añadido Esteban.

Para ello, como ha señalado el director de Marilles, será necesario descarbonizar la economía, habrá que terminar con los plásticos de un solo uso y volver a que los recursos naturales estén gestionados a su máximo rendimiento sostenible.

“Ibiza y Formentera tienen que ser referentes de sostenibilidad marina en el Mediterráneo, que inspiren al resto de las Baleares y más allá. Necesitamos faros que iluminen al resto. Es un  mar que ha sido maltratado, que tiene mala prensa, pero que es maravilloso, con una riqueza cultural, histórica y biológica, espectacular. Hay gente que lo da por perdido. Pero podemos ser líderes y convertir la mejora del Mediterráneo en una carrera imparable”, ha añadido.

Economía azul

Para Aniol Esteban, igual que existe el “nuevo pacto verde”, lo que necesita Ibiza y Formentera es un nuevo pacto azul para la conservación del medio marino. “El medio marino tiene que estar en el centro de la recuperación económica. Igual que tenemos una infraestructura de transportes necesaria para que funcione la economía de las islas; tenemos una infraestructura esencial y que muchas veces se nos olvida, como es la infraestructura natural. Una infraestructura verde y azul que hace funcionar la economía y busca el bienestar de la ciudadanía”.

El director de Marilles, a lo largo de la conversación ha id exponiendo líneas de inversión y que forman parte de esa infraestructura azul necesaria. La primera, reconvertir la flota pesquera de Ibiza y Formentera para que sea más sostenible. “Las Pitiusas se han caracterizado por tener una flota pionera y líder en la creación de reservas marinas, en la implementación de métodos de pesca de bajo impacto. Pero siempre se puede ir un poco más allá”, ha señalado Esteban.

Mayor porcentaje de superficie marina protegida

 “Baleares cuenta con una de los porcentajes más altos de superficie marina protegida. Cuenta con unas reservas de interés pesquero que en muchos casos han estado catalizadas por el propio sector y que han dado resultados positivos, pero que todavía lo pueden dar más”.

Según el biólogo, “un área marina protegida nos beneficia a todos porque nos da más pescado, más oportunidades de recreo, de turismo, y la actividad económica relacionada con el área sale beneficiada. Además, de que los ciudadanos podamos sentirnos orgullosos porque nuestras islas tienen este tipo de protección. En Baleares se invierten una media de tres millones de media al  año en todas sus áreas marinas protegidas y como mínimo, necesitaríamos el doble para poder gestionarlas de una manera más óptima.”

Calidad de las aguas

Otra de las inversiones urgentes y necesarias, son las infraestructuras de limpieza del agua –depuradoras y emisarios-. “Sabemos lo que hay que hacer para evitar vertidos y accidentes. Lo que hay que hacer es acelerar la inversión. Si estamos hablando de la construcción como uno de los motores para salir de la crisis, invirtamos en actualizar nuestros sistemas de depuración”.

“No entiendo que unas islas en las que se vive del turismo, seamos capaces de correr el riesgo de tener que cerrar una playa en temporada alta porque las aguas están sucias. Nos estamos creando una vulnerabilidad tan enorme. Un titular en un periódico inglés  o alemán diciendo que hay una playa cerrada en las islas por la mala calidad de las aguas provocaría un daño enorme”.

“El sector privado, – ha continuado-, y el sector público tienen que ir de la mano. Tienen que presentarse en Madrid juntos y pedir que se aceleren las inversiones en esta materia porque son necesarias para la reactivación económica de las islas. Sería una línea de trabajo muy interesante”.

Plásticos

La crisis provocada por el coronavirus ha provocado un retraso de la puesta en marcha de la legislación Balear y ha generado nueva normativa sanitaria que está provocando un retroceso en la batalla contra el plástico. Para Aniol Esteban, es importante que “tengamos asumido el querer desplastificar nuestra sociedad. Baleares ha sido pionera. No podemos relajarnos y tenemos que pensar que medidas de seguridad sanitaria nos ha impuesto el virus para pensar en soluciones que no tengan el impacto de mascarillas, guantes o monodosis para el medio ambiente”.